Cuando alguien tiene un problema médico y decide que va a consultar a un profesional para tratar de aclarar y resolver la situación lo primero que se pregunta es ¿Qué médico puede resolverme el problema? En algunos casos esa pregunta se responde con tremenda facilidad: tengo hemorragias nasales, voy al otorrinolaringólogo; he perdido visión, voy al oftalmólogo; me he torcido el tobillo, voy al traumatólogo; etc.

Sin embargo, en ocasiones los problemas de salud no son tan claros o son demasiado complejos, pudiendo tocar varios órganos o sistemas y necesitando un abordaje más integral: “Si me siento cansada, se me inflaman las articulaciones y me han aparecido unas manchas extrañas en la piel ¿Voy al traumatólogo? ¿Voy al dermatólogo?” Y es aquí donde la desconocida figura del médico internista entra en juego.

Entonces ¿Qué es la medicina interna? Se trata de una especialidad médica que aborda los problemas de salud de una forma global, el internista es un especialista en el paciente complejo ya sea por padecer múltiples patologías o por presentar un cuadro de difícil diagnóstico. Es el médico al que recurren otros médicos cuando no saben cuál es el siguiente paso en el diagnostico o tratamiento de un paciente. Con sus muchos “peros” la imagen televisiva de un médico internista seria el famoso Gregory House. Eso si en general somos médicos algo mas amables y agradables que el personaje televisivo.

Dentro de los médicos internistas existe también la subespecialización, de hecho la gran parte de las especialidades médicas establecidas derivan de la medicina interna aunque con el paso de los años se han desarrollado de forma independiente. El internista puede especializarse en enfermedades infecciosas, en medicina de urgencias, en enfermedades sistémicas y autoinmunes, etc. Es, en definitiva, un especialista polivalente y de gran valor para los pacientes y para el sistema sanitario.

La formación tras terminar el grado común a todos los médicos consiste en una residencia de 5 años durante la cual los futuros internistas pasan por las principales especialidades médicas familiarizándose con las patologías más frecuentes e importantes de cada especialidad, durante su dos últimos años los residentes se dedican a consolidar los conocimientos adquiridos en las distintas especialidades tratando pacientes específicamente de Medicina Interna. Durante sus cinco años realizan guardias de urgencias y hospitalización acostumbrándose al manejo de situaciones urgentes y críticas. Cuando termina su formación nos encontramos con un médico con amplia experiencia en el manejo de múltiples enfermedades, que sebe reconocer síndromes y orientar el diagnostico de multitud de patologías. Por supuesto nunca sabrá tanta cardiología como un cardiólogo, ni tiene por que saber realizar una gastroscopia como un digestólogo pero será el medico al que recurrirá el cardiólogo cuando su paciente tenga un problema digestivo y al que recurrirá el digestólogo cuando su paciente presente un problema cardiológico ya que la principal característica del internista es su capacidad para integrar patologías y tratar al paciente como un todo.

En definitiva, si llevas tiempo con unos síntomas que no encajan en ningún sitio, si tu médico no ha logrado dar con tu diagnostico o solucionar el problema quizás es el momento de que recurras a un médico internista. Si es así, en We doctor estaremos encantados de darte esa posibilidad.

 

 

Raúl Rodríguez Galindo

Médico especialista en Medicina Interna.

Médico de We Doctor.

Solicitud de consulta online con Raúl: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/6258729

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *