En los últimos años se ha producido un incremento alarmante del sobrepeso y la obesidad en la población mundial, estando España entre los países más afectados. Desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo, llegando a afectar al 13% de la población (1). Hoy, día 12 de noviembre a razón del día Mundial de la Obesidad, quiero escribirte sobre esta pandemia mundial,  sobre cuáles son sus causas y consecuencias y cómo podemos prevenirla. Por supuesto, de forma muy somera.

¿Qué es la obesidad?

La obesidad se define como una acumulación anormal o excesiva de grasa en el cuerpo que puede ser perjudicial para la salud (1).

Para identificarla se suele utilizar el índice de masa corporal (IMC), teniendo que ser igual o superior a 30 en adultos para considerarse obesidad. Este índice se calcula dividiendo el peso (Kg) entre la altura al cuadrado (m2). Sin embargo, el IMC no diferencia la masa magra de la masa grasa, por lo que en generalmente no es efectivo (1). Es mucho más útil poder medir la grasa corporal (con un plicómetro para medir pliegues corporales o con una máquina que disponga de la posibilidad de hacer una bioimpedancia)

¿Cuáles son las causas de la obesidad?

La causa última de la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y gastadas, a favor de las primeras. Por lo que, las causas principales son la alta ingesta calórica y el bajo nivel de actividad física. Sin embargo, hay otras muchas causas que favorecen la obesidad, como son las siguientes (1 y 2):

Esto es muy importante. Entender que la obesidad es una enfermedad multifactorial, es decir, que no se debe solamente a comer mucho, o solamente a tener la predisposición genética, sino que es la consecución de varios de estos factores, como puede ser comer una gran cantidad de alimentos malsanos, junto tener una actitud sedentaria y además estar muy estresado, como un ejemplo. Pero hay muchos otros.

¿Cuáles son las consecuencias de la obesidad?

Al igual que sus causas, las consecuencias son también muchas y variadas. La obesidad eleva el riesgo de contraer numerosas enfermedades no transmisibles, como las siguientes (1 y 2):

Este es uno de los grandes problemas de la obesidad. Que aunque es visible que estamos ganando peso, en gran medida potencia la aparición de otras enfermedades. Pero lo hace tan poco a poco, que puede parecer que tener obesidad es solamente eso, tener un exceso de grasa corporal. Es importante hacer hincapié en que no. Sufrir obesidad tiene consecuencias, que pueden ser mortales. Un camino conocido es que la acumulación de grasa corporal puede aumentar la acumulación de colesterol en las arterias, que llegado a un punto puede provocar una obstrucción de alguna arteria o vena provocando un infarto.

¿Cómo podemos prevenir la obesidad?

Debido a la dificultad que tiene su tratamiento, la prevención de la obesidad es realmente importante (2). A continuación, se indican algunas pautas de alimentación para ello (3):

  • Ingesta abundante de líquidos.
  • Consumo elevado de alimentos de origen vegetal.
  • Consumo reducido de alimentos de origen animal.
  • Consumo muy limitado de azúcar y dulces.
  • Limitación o eliminación de bebidas azucaradas.
  • Evitar pasar hambre por ser proclive a atracones de alimentos dulces o grasos.
  • Intentar comer alimentos de calidad, reduciendo el consumo de productos light
  • Creación de un programa escolar de alimentación equilibrada.

La obesidad es una enfermedad multifactorial, por lo que es muy importante dejar claro que no todo el peso de evitarla cae sobre la propia persona. Si comprar alimentos que son perjudiciales para la salud es más barato que comer de forma saludable, es entendible que mucha gente consuma mucho de estos productos.

Por tanto, las políticas nacionales también pueden jugar un papel fundamental en la reducción de esta pandemia. Hacer formaciones para padres y madres en colegios e institutos puede ser, por ejemplo, una posibilidad. No incluir publicidad de productos que abiertamente dañan la salud en anuncios de canales dirigidos a niños, podría ser otra.

Con este post, trato de hacer hincapié en varias cosas. Que la obesidad es multifactorial, y que son muchos los actores que juegan un papel en la aparición de esa enfermedad. El individuo juega un papel, pero no es el único actor en este enclave.

Sin embargo, igual que es algo que se puede sufrir, asimismo en una situación de la que se puede salir. Buscar profesionales competentes que te ayuden a salir de esta situación será clave.

 

Mi nombre es Daniel Mantas, soy Nutricionista Clínico.

Dirijo actualmente www.nutrinour.com

Nutricionista de We Doctor

Solicitud de consulta online con Daniel: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/4554752

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *