Hoy, no te pierdas la continuación del artículo de nuestra nutricionista Maribella Sanchís  “La importancia de una adecuada nutrición en la enfermedad renal II”.

¿En qué se diferencia una dieta renal?

Es importante saber que la dieta puede sufrir cambios con el tiempo si avanza/empeora la insuficiencia renal. Por lo tanto, un aspecto importante va a ser el individualizar los nutrientes con capacidad de inducir alteraciones, adaptándose el plan a cada caso particular.

Nutrientes que debemos controlar

  • Proteínas

Diferentes estudios científicos revelan que las proteínas, de origen animal o vegetal, ejercen diferentes efectos sobre la función renal; presentando la primera un mayor contenido de fósforo que la de origen vegetal. Además, dentro de las proteínas de origen animal, la carne roja aumenta la tasa de filtrado glomerular (FG) y la proteinuria, aspectos que no se ven modificados cuando se consumen lácteos o pescado. Hoy en día no se aconsejan dietas bajas (<0.6g/kg/día) en proteínas, debido a que la mejoría en el FG es mínima.

  • Minerales: Fósforo, potasio, calcio y sodio

Fosforo: Un riñón lesionado no puede eliminar de forma correcta la carga de fósforo, lo que provoca un incremento de este mineral en sangre (siendo la hiperfosfatemia una de las principales complicaciones en la ERC). Como consecuencia de este incremento de fósforo, es posible que el enfermo renal sufra de picores en piel, dolor articular, rigidez en articulaciones o pérdida de calcio en huesos.

Alimentos a limitar o controlar:

  • Productos lácteos: leche, queso, yogur…
  • Legumbres: alubias y guisantes.
  • Frutos secos
  • Otros: aguacate, patata, tomate, cerveza, bebidas con cola y chocolate
  • En los productos enlatados busque la palabra “fosfórico” o “fosfato”

Potasio: El consumo de alimentos con alto contenido en potasio va a depender de la etapa de la IR en la que se encuentre el paciente. En estadio 3-4 sí se reduce este mineral; por lo que una atención especial a esto sería innecesaria en estadios anteriores. De esta forma, evitamos la posible hiperpotasemia que sufren los enfermos renales en fases avanzadas.

Alimentos con alto contenido en potasio:

  • Frutas: plátano, uva, aguacate, banana, melón, higos, kiwi, mango…
  • Verduras: calabaza, alcachofa, zanahoria, remolacha, brócoli…
  • Otros: leche, chocolate, nueces, chocolate, semillas…
  • En el caso de verduras y frutas enlatadas, eliminar el jugo

Técnicas culinarias que ayudan a eliminar el contenido en potasio:

  • Remojo: trocear los alimentos y dejamos a remojo unas 8 horas, cambiando el agua unas 2 veces.
  • Doble cocción: legumbres, tubérculos y algunas hortalizas. Hervimos el alimento y tiramos el agua de cocción. Cambiamos el alimento a la 2ª olla con agua que está ya caliente.
  • Los alimentos como las verduras, hortalizas y tubérculos congelados contienen menos potasio

Sodio: mineral que está presente en la mayoría de alimentos y en la sal común. Como consecuencia del deterioro renal, el sodio y el líquido se acumulan en el organismo, causando edemas en tobillos, ojos y manos, incremento de la tensión arterial y retención de líquidos en órganos vitales como el corazón o los pulmones. ¿Cómo podemos limitar su consumo?:

  • Evitando aderezos: sal de mesa, salsa de soja, kétchup y otras salsas.
  • Eliminando los productos procesados: carnes, jamón, fiambre, salchichas, etc.
  • Quesos curados o semicurados.

Por otra parte:

  • Se encuentra presente en comida: rápida, para llevar a casa y en restaurantes.
  • Importante leer las etiquetas de alimentos.

Una forma de poder mejorar el sabor de los alimentos es condimentarlos con hierbas, limón, ajo y aromatizando aceites.

Características de la dieta renal en PREDIÁLISIS

  • No proteica: la ingesta de proteínas diarias debe oscilar entre 0,6-0,8 g/kg/día
  • Fósforo 1 g/día (valorar analítica o estadio ERC)
  • Potasio 2,4 g/día (valorar analítica o estadio de ERC)
  • Sodio < 2 g/día
  • Valorar otros minerales: calcio, hierro y zinc
  • Valorar posibles déficits vitamínicos: D, C, B6, B9

Objetivos nutricionales en los pacientes con ERC

  • Prevenir/retrasar el desarrollo de la enfermedad
  • Evitar las complicaciones cardiovasculares, diabetes mellitus, etc.
  • Disminuir la mortalidad
  • Mejorar la calidad de vida de estos pacientes
  • Mejorar aspectos nutricionales, bioquímicos y antropométricos
  • Evitar posibles trastornos: hidroelectrolítico, equilibrio ácido-base, minerales y hormonales.

Podemos concluir que la intervención dietética debe introducirse desde el inicio de la enfermedad, individualizando las necesidades dietéticas a los diferentes estadios de la enfermedad. Otro aspecto relevante en estos pacientes es el de enseñar al mismo a usar determinadas técnicas culinarias y a revisar el etiquetado de los alimentos, logrando así unas pautas nutricionales y dietéticas adaptadas a las características clínicas del enfermo renal.

 

 

Maribella Sanchís Sanchís.

Graduada en Nutrición y Dietética.

https://www.nutricionistacaceres.com/

Nutricionista Online de We Doctor.

Solicitud de consulta online con Maribella: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/8126501

“Mi nombre es Maribella Sanchís, graduada en Nutrición Humana y Dietética. Mi experiencia como nutricionista comenzó hace más de 15 años en Valencia, trabajando en diferentes hospitales y centros de salud primero como enfermera y luego abrí ya mi propia consulta como nutricionista. Quiero darte la bienvenida a mi consulta online a través de la plataforma, We Doctor.

También me podéis encontrar en mi Consulta Física en Cáceres, en la Calle Ronda del Carmen nº 35, izquierda – H.

¡Nunca fue tan sencillo resolver tu consulta! A un solo click puedes solicitarme una consulta escrita o una video consulta estés donde estés.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *