Pues sí. Aunque vemos normal las pataletas de principios de curso, hay muchos niños y niñas para los que esto supone un desafío muy importante. Pueden darse casos en los que, como padres, madres o cuidadores, necesitamos conocer algunas estrategias específicas para poder ayudarles a afrontar esta etapa…

Hay que distinguir la Fobia Escolar de lo que podría ser un Trastorno de Ansiedad por Separación (TAS). El primer concepto hace referencia a un temor intenso que está relacionado de forma específica con asistir al colegio. El síntoma principal es el rechazo para ir a la escuela, pero también se caracteriza por actitudes negativas, por reacciones de llantodificultades de sueño y alimentacióntristeza quejas somáticas (dolor de barriga, vómitos, dolor de cabeza, diarreas, etc.).

Algunos autores, consideran que esta Fobia Escolar es una manifestación secundaria al TAS, pero lo cierto es que se dan algunas diferencias entre ambas alteraciones. Cuando hablamos de TAS, lo hacemos sobre aquel cuadro ansioso que tiene lugar cuando el niño o la niña es separado de sus padres. Esta separación puede darse dentro del entorno escolar, pero también puede ocurrir en cualquier otro escenario y dará lugar a las mismas manifestaciones. Por este motivo, los objetivos de tratamiento serán diferentes para cada caso. Si en la Fobia Escolar se persigue como meta que el niño o la niña vuelva al colegio con normalidad, en el tratamiento para el TAS se perseguirá como fin eficaz de la intervención que el hijo o la hija sea capaz de separarse de sus padres sin presentar la sintomatología mencionada.

Algo que también debemos aprender a diferenciar es la Fobia Escolar de lo que, coloquialmente, llamamos “vagancia”. En este último caso, el niño no va a presentar problemas de ansiedad por ir o estar en el colegio, será característico un mal rendimiento académico, es probable que los padres no lleguen a conocer las faltas de asistencia del hijo/a… Además, se ha observado que mientras en las Fobias Escolares son comunes las alteraciones somáticas, en la vagancia se pueden observar alteraciones de corte más conductual como pueden ser robos, agresiones, mentiras…

TRATAMIENTO PARA LA FOBIA ESCOLAR

Es fácil entender que cuando hacemos referencia a la Fobia Escolar, estamos hablando de una fobia específica. Y como tal, se han desarrollado varios modelos desde los cuales trabajarlas y solucionarlas. Pero, aunque como decimos existen múltiples técnicas, aquellas que se han demostrado como eficaces y bien establecidas son fundamentalmente:

  • Desensibilización sistemática en vivo
  • Práctica reforzada
  • Modelado participante

Es recomendable llevar a cabo estas estrategias con la ayuda de un profesional que sepa en qué consisten y sea capaz de ponerlas en práctica. Además, se recomienda trabajar a nivel individual, tanto con el menor con fobia escolar como con los padres, madres y/o cuidadores.

 

 

Silvia Muñoz Morales

Máster en Psicología General Sanitaria

Twitter: @justpsyblog

Facebook: /justpsyblog

Psicóloga de We Doctor

Solicitud de consulta online con Silvia: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/3276802

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *