Con el actual ritmo de vida en el que todo son prisas y estrés, es bastante común que aparezcan dolores de cabeza que alteran (aunque sea mínimamente) nuestro día a día. En este post encontraremos algunas soluciones que no sólo pasan por la ingesta de medicamentos…

 

La cefalea en números

En varios estudios se ha demostrado que, al menos el 50% de la población, ha sufrido dolores de cabeza tensionales o migrañosos a lo largo de un año. Normalmente esta dolencia aparece con más frecuencia entre mujeres y niñas que entre hombres y niños.

Se ha podido comprobar también que tan sólo el 10% de las cefaleas tienen un origen etiológico, por lo que podemos deducir que la mayor parte de ellas (el 90% restante de los casos) no ocurren por fallos ni problemas de nuestro organismo, sino por el “mal uso” que hacemos del mismo.

Lo más habitual para disminuir o hacer desaparecer estos dolores es recurrir a la farmacología, pero ante esta práctica se ha de valorar que el uso continuado de medicamentos puede provocar cierto grado de dependencia y, a la larga, la cronificación del dolor de cabeza.

Los problemas de ansiedad, así como los depresivos y/o el estrés, pueden entenderse comodesencadenantes del dolor. Por ello, es imprescindible realizar una evaluación pormenorizada e individual de cada caso para implantar acertadamente el tipo de tratamiento recomendable.

 

 

Tipos de cefaleas

Es importante que sepamos distinguir entre los dos grandes tipos de cefaleas, de los que se derivan otros similares, que podemos padecer:

  • Cefalea tensional:

Se caracteriza por un dolor opresivo o tirante, con localización bilateral de intensidad leve/moderada que normalmente no se agrava al realizar actividades físicas (caminar, subir escaleras, etc.). En ocasiones pueden aparecer náuseas ligeras o fotofobia.

  • Cefalea migrañosa (migrañas):

En este caso se trata de un dolor que incrementa gradualmente hasta ser incapacitante, se suele acompañar de fotofobia y se agrava con cualquier actividad física. El dolor es pulsátil y unilateral.

 

Tratamientos psicológicos

  • Cefalea tensional:

El entrenamiento en relajación muscular se presenta como tratamiento de elección en estos casos. Las ventajas o beneficios que se han observado son:

  1. Reduce de forma significativa el número de episodios de cefaleas
  2. Se puede practicar en casa
  3. Es igualmente eficaz en niños que en adultos
  4. El 50% aproximadamente de los pacientes experimentan un alivio notable

A continuación, os dejo un vídeo en el que se explican algunas pautas para hacer este ejercicio por si os apetece practicar:

 

 

  • Cefalea migrañosa:

En estos casos los tratamientos psicológicos planteados sirven sobre todo para disminuir la frecuencia de los episodios y su duración, pero no su intensidad. También se han demostrado eficaces para la prevención del sobreabuso de medicación analgésica.

Estos tratamientos son:

  1. El entrenamiento en biofeedback de temperatura y relajación mejora de aproximadamente el 65% de los pacientes
  2. Entrenamiento sólo en relajación ⇒ mejora del 48% de los casos

Finalmente, y en esta línea, cabe mencionar el estudio que llevaron a cabo Wallasch y Kropp (2012) en el que participaron alrededor de 200 pacientes con diferentes cuadros clínicos en el que se encontraban: 63 personas con migrañas, 11 con cefalea tensional, 59 con un cuadro mixto y 68 con cefalea por sobreabuso de medicación. Las conclusiones obtenidas iban encaminadas al establecimiento de un tratamiento multidisciplinar en el que se consideraba que la combinación de ejercicio físico, terapia psicológica e intervención médica/farmacológica es, sin lugar a dudas, la opción más efectiva para la mejora de las cefaleas, incluidas las más complicadas.

 

Silvia Muñoz Morales

Máster en Psicología General Sanitaria

Twitter: @justpsyblog

Facebook: /justpsyblog

Psicóloga de We Doctor

Solicitud de consulta online con Silvia: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/3276802

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *