El hecho de que el embarazo haya sido buscado y deseado no impide que algunas mujeres pasen por un estado de profunda tristeza días, semanas o meses después de dar a luz.

Lo que escuchamos a muchas mamás primerizas en los primeros meses después de tener a su bebé es que nadie las había contado lo duro que era esto de tener un hijo… que no todo es tan bonito como se lo habían pintado… efectivamente, muchas mujeres tienen o han tenido una visión muy idealizada de la maternidad y como cualquier idealización, cuando se cruza con la realidad, se produce un profundo choque y decepción que hay que poder ir elaborando.

No podemos saber con exactitud cuál es la causa de la depresión postparto pero sí conocemos unos cuantos factores que pueden intervenir en su aparición:

  1. La experiencia que se haya vivido en el parto, a veces traumática si ha habido algún contratiempo como una cesárea de urgencia, desgarros, utilización de fórceps, partos prematuros, trato frío o deshumanizado durante el parto, etc.
  2. La existencia de algún problema físico como alteración en las hormonas tiroideas, las secuelas que el parto o cesárea dejan durante un tiempo el cuerpo de una mujer (puntos, problemas musculares, hemorroides, etc).
  3. La falta de descanso y de sueño, alteran en gran medida el estado de ánimo de la mamá y también del papá.
  4. Dificultades con la lactancia que muchas veces dejan huella en la autoconfianza de la mujer y su sensación de poder cuidar bien a su bebé. Pueden llegar a sentir que le están fallando si no pueden dar el pecho o disfrutar de ese momento porque les duele.

Uno de los síntomas que más nos deben alertar para distinguir una depresión postparto de la tristeza normal o “baby blues” que sigue a los días posteriores al parto, es la capacidad de la madre para vincularse, cuidar a su bebé y cuidarse ella misma.

Si hay una profunda tristeza, con ganas de llorar inevitables durante un tiempo prolongado, un estado ansioso permanente o pensamientos obsesivos recurrentes relacionados con el bienestar de ella o del bebé, es importante que la madre consulte con un profesional que la pueda orientar, calmar y ayudar a que asuma su nuevo rol de una forma más tranquila.

En Psicología para ella trabajamos con la mujer en todo el período perinatal para prevenir y tratar las posibles dificultades que aparecen en esta etapa de la vida.

Una de las herramientas más positivas, terapéuticas y beneficiosas que hay para evitar que la tristeza normal se convierta en una depresión más incapacitante es el acudir a los GRUPOS DE LACTANCIA O DE CRIANZA. Ahí te sentirás acompañada por otras mujeres que están viviendo las mismas inquietudes que tú, podrás descargarte y expresar tus emociones sintiéndote comprendida y arropada y además tendrás la orientación adecuada por parte de un profesional que te devolverá la seguridad y confianza en ti misma.

 

Marta Trell Lesmes

Psicóloga Clínica y Perinatal.

Psicóloga de We Doctor

Solicitud de consulta online con Marta: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/5570652

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *