El Covid-19 está transformándolo todo… incluso las Navidades.

Este virus invisible nos está trayendo un gran mensaje que solemos olvidar… “todo cambia, nada permanece”. Ha materializado la impermanencia de una manera que jamás hubiéramos imaginado.

El budismo y la atención plena ya lo dicen, que nada dura eternamente, que la única certeza que tenemos en la vida, es que todo cambia. 2020 nos está enseñando esta lección a fondo.

Y en un año tan cambiante y a veces caótico, las navidades no iban a mantenerse como siempre… este año llegan repletas de cambios y adaptaciones. Pero no te alteres… aún puedes vivir plenamente tus navidades… yo te muestro cómo…

¿Cómo disfrutar estas navidades atípicas? …  La mejor manera de disfrutar estas navidades, es desde el presente. Ten en cuenta que estamos viviendo una época única en la historia de la humanidad y que cuando pasen los años, recordaremos esta etapa y este año como algo importante, porque lo ha sido… porque lo está siendo.

Podemos vivir en el presente cuando nos hacemos conscientes de que aún estamos aquí, de que aún nos podemos perder en nuestra respiración. Y es que dentro de nosotros todo está bien, hay quietud y serenidad… solo tenemos que encontrarla y anclarnos a ella.

Ya sabes que la mejor manera de volver al presente es a través de tu cuerpo y lo puedes hacer de varias maneras…

  • Observa tu respiración serena: Ésta es la manera más sencilla de anclarte al cuerpo y al presente, al tiempo que observas el cambio constante de la respiración. Piérdete en cada espiración… siente la profunda calma que nace de ti.
  • Siente el latido de tu corazón: Otra muestra más de que en la vida todo es impermanente, que todo cambia, es seguir el latido de tu corazón, que se acompasa a tu respiración.
  • Ánclate a tus sentidos: Tus cinco sentidos te unen al cuerpo y al presente. Habitualmente vivimos en “piloto automático”, sobrecargados en nuestra vida y en nuestra mente, de modo que no experimentamos conscientemente la información que captan nuestros sentidos. Te propongo que estas navidades, tengas una experiencia completa durante la cena de Nochebuena o la de Nochevieja.

Para ello, detén tu mirada en los detalles de la mesa, en los adornos, observa los colores que te rodean de los platos, las copas, el mantel y sus servilletas, observa los cubiertos y rózalos con tus dedos para sentir su frescor. Mira atentamente a la comida que vas a degustar… porque estas navidades puedes degustar los alimentos y no solo comerlos.  Siente los olores de la navidad, de la comida… observa y experimenta todo como si fueran las primeras navidades que vives.

Reunirse o no reunirse… he ahí la cuestión…. Uno de los grandes conflictos que las familias pueden experimentar este año, es la decisión de reunirse o no o incluso de cuántas personas reunirse, porque el límite está en 10 comensales.

Podemos afrontar estos cambios de una manera práctica viviendo en el presente y siendo conscientes de las restricciones y limitaciones…

  • Haciendo turnos en los que reunirse con los diferentes seres queridos. Tal vez no se pueda hacer esa gran cena de siempre con 15 o 20 personas, pero tal vez puedas dividir una cena o comida con la mitad de tus seres queridos y otros días festivos con la otra mitad.
  • Dar la bienvenida a la tecnología en nuestras mesas. Una opción que podemos tener en cuenta, especialmente si nosotros mismos o nuestros familiares son personas con alto riesgo en caso de contagiarse de Covid, es hacer una video-cena, compartiendo mesa y cena con nuestros seres queridos al conectarnos por medio de videoconferencia. Sé que no es lo mismo, pero el Covid no tiene la capacidad de alejarte de tus seres queridos.

Regulación emocional en las “Navidades Pandémicas”… La Navidad es una época del año especial que de por sí nos puede crear tristeza, ansiedad, frustración o angustia. Estas reacciones se pueden multiplicar este año tan atípico. El objetivo es que vivas en el presente y para ello debes regular tus emociones.

A continuación, te indico una manera sencilla de regular cualquier emoción intensa que sientas para que tus decisiones no sean impulsivas y puedas decidir conscientemente cómo será el final de 2020 y cómo deseas comenzar el nuevo año.

PASO 1: Observa tu mundo emocional => No huyas de las emociones intensas (agradables o desagradables), llegan a ti para darte mensajes importantes. La mejor manera de conectar con las emociones, es a través de tu cuerpo. Observa si sientes incomodidad, un nudo en el abdomen o en la garganta, tal vez experimentes un vacío en tu corazón… sigue las pistas que la emoción deja en tu cuerpo.

Cuando observas tu mundo emocional sin rechazar a las emociones y sin tratar de prolongarlas (especialmente cuando disfrutas), encontrarás el equilibrio emocional y comenzarás a aceptar tus emociones.

PASO 2: Respira con calma y conscientemente => La respiración es la mejor herramienta de regulación emocional que puedes encontrar. Cuando respiras, te calmas profundamente e indicas a tu cuerpo y a tu cerebro que se pueden relajar… que todo está bien… que la pandemia no es tan grave. Si quieres aprender a respirar conscientemente, te puedes descargar una meditación breve que he grabado con todo mi amor…

http://cuidado-psicologico.es/meditacion-3-anclas/

PASO 3: Cuida tus pensamientos y el diálogo que tienes contigo mismo => Las emociones crean tus pensamientos y éstos determinan la manera en que te hablas. Sé amable contigo mismo, quiérete y cuida tus pensamientos como cuidas a tus seres queridos. Los pensamientos fluyen cuando no te aferras a ellos… crea pensamientos positivos que te hagan sentir gratitud por todo… por lo grande y lo pequeño, por el mero hecho de respirar conscientemente.

PASO 4: Dedícate tiempo => Las navidades en ocasiones nos obligan a cocinar más, a compaginar nuestra vida profesional con las celebraciones. Y aunque esto pueda ser así, no te olvides de ti… tómate tiempo libre para contactar contigo, para hacer actividades que te apasionan y llenan de energía. Aprende a cuidarte porque eres muy importante.

Puedes crear unas navidades únicas que nazcan de tu coherencia interna, de tu serenidad

 

 

Elena Alameda Jackson

Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Especialidad en Psicología Clínica y de la Salud. Máster en Psicooncología por la Universidad Complutense de Madrid.

Psicóloga habilitada para ejercer actividades sanitarias en todo el país. Experiencia profesional en Psicología Online, Formación a Profesionales y Colaboradora de la editorial Formación Alcalá.

Página web: https://cuidado-psicologico.es/

Psicóloga de We Doctor

Solicitud de consulta online con Elena: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/3080192

La crisis sanitaria que estamos viviendo desde hace unos meses, teniendo en cuenta el período de confinamiento prolongado, la alta exposición a noticias, estar en contacto con alguna persona afectada… ha causado un aumento de los síntomas depresivos, de ansiedad y de estrés postraumático.

Voy a enumerar aquellas alteraciones psicológicas más habituales con las que me he encontrado en mi ejercicio diario durante este tiempo:

Adicciones

Quienes ya las tenían, han incrementado el consumo de éstas.

Estar encerrados provoca ansiedad, la cual a veces es canalizada a través de adicciones (no únicamente me refiero a drogas), sino también a comida y actividades, como por ejemplo, consumir entretenimiento de forma online.

Dificultades para socializar

Al salir del confinamiento, nos hemos sentido inseguros y/o cohibidos a la hora de entablar un nuevo contacto social.

Alteraciones en el sueño

Las preocupaciones han aumentado, los ritmos de horario han variado, las rutinas… lo que ha llevado a no tener un correcto hábito de sueño y a padecer insomnio en algunos casos.

Frustración

El confinamiento fue de un día para otro un encierro involuntario, con lo cual muchos planes de los que teníamos se nos han visto truncados y muchas oportunidades perdidas: viajes, entrevistas de trabajo, celebraciones familiares… la vida se detuvo por causas ajenas a nuestra voluntad y nos generó frustración.

Incertidumbre

Hemos estado encerrados sin poder ver a nuestros familiares ni amigos, quizás hemos perdido nuestro empleo, nuestra rutina de vida se ha visto alterada en todos los sentidos … y si a todo esto le añadimos el pensamiento recurrente de que puede que no exista una recuperación económica a corto y/o a largo plazo, de que no encuentre trabajo o de que pueda perderlo, de que algún amigo o familiar se vea afectado por la enfermedad de forma grave… todo esto nos conlleva a una incertidumbre ante el futuro, acerca de si podremos seguir viviendo y recuperar la vida que teníamos antes del confinamiento.

Proceso de duelo

Muchas personas han perdido un familiar o amigo durante el período de confinamiento. Si ya un duelo resulta difícil en condiciones normales, el no habernos podido despedir de quienes queremos, todavía convierte el proceso en algo más complicado de superar; ya que muchas cosas quedaron por decir.

Somatizaciones

Muchos dolores de cabeza, problemas gastrointestinales…

Hábitos saludables que recomiendo

  • Evitar sobreinformación: Elige un momento del día concreto y medios fiables para informarte de cómo va la pandemia, ya que el exceso de información genera consecuencias negativas sobre nuestro estado de salud física como emocional; se trata de mejorar la calidad y coherencia de la información.
  • Mantener la mente activa: Lee, cocina…
  • Practicar ejercicio físico de forma regular: Camina, haz ejercicio en casa…
  • Mantener contacto social virtual: Con amigos, familiares…
  • Descansar: Mantener hábitos de vida saludables tanto en alimentación como en sueño.
  • Buscar momentos para uno mismo: practica Mindfulness, relájate… ya que te ayudará a estar más presente y calmarte.
  • Buscar apoyo en las personas del entorno, o si lo necesitas en los profesionales, sabes que a través de medios telemáticos estamos disponibles.
  • Seguir una rutina diaria: Horarios para levantarse, para comer, para realizar tareas domésticas.
  • Evitar pensamientos catastrofistas: Intenta vivir el momento presente y ocúpate del día a día sin anticipar lo que pueda suceder ya que esto genera ansiedad.
  • Descansar: Mantener hábitos de vida saludables tanto en alimentación como en sueño.
  • Buscar momentos para uno mismo: practica Mindfulness, relájate… ya que te ayudará a estar más presente y calmarte.

 

Aida Canals López

Psicóloga General Sanitaria

www.aidacanals.com

Twiter: @acanalsl

Facebook: Psicologia Kai Zen

Instagram: acanalsl

Psicóloga de We Doctor

Solicitud de consulta online con Aida: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/3112967

¿Qué medidas puedes tomar frente al coronavirus si estás en periodo de embarazo y lactancia?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que normalmente afectan sólo a los animales. Algunos tienen la capacidad de transmitirse de los animales a las personas. Producen cuadros clínicos que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves. La enfermedad causada por este nuevo virus se ha denominado por consenso internacional COVID-19.

Según los datos actuales se calcula que el período de incubación de COVID-19 es de 2 a 12 días, con un promedio de 5 días. Por analogía con otros coronavirus se estima que este periodo podría ser de hasta 14 días. En este artículo encontrarás información prática y consejos en caso de que estes en periodo de embarazo y lactancia para prevenirla o actuar en caso de aislamiento recomendado.

LO QUE NECESITAS SABER SOBRE EL CORONAVIRUS

El coronavirus, también llamado COVID-19, es una enfermedad respiratoria que se está extendiendo por todo el mundo.

Cómo se propaga:

Por contacto estrecho con las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma. Estas secreciones infectarían a otra persona si entran en contacto con su nariz, sus ojos o su boca. Parece poco probable la transmisión por el aire a distancias mayores de uno o dos metros.

Síntomas:

Los síntomas más comunes incluyen fiebre, tos, y sensación de falta de aire. En algunos casos también puede haber síntomas digestivos como diarrea y dolor abdominal. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. Los casos más graves, generalmente ocurren en personas ancianas o que padecen alguna otra enfermedad como por ejemplo, del corazón, del pulmón o problemas de inmunidad.

MEDIDAS PARA PREVENIR LA INFECCIÓN DE CORONAVIRUS EN PERIODO DE EMBARAZO Y LACTANCIA

En este momento, no existe una vacuna para COVID-19, pero hay formas de protegerte de la exposición al virus.

  1. Lava tus manos frecuentemente (con agua y jabón o soluciones alcohólicas), especialmente después de contacto directo con personas enfermas o su entorno.
  2. Evita el contacto estrecho con personas que muestren signos de afección respiratoria, como tos o estornudos.
  3. Manten una distancia de un metro aproximadamente con las personas con síntomas de infección respiratoria aguda.
  4. Cubre boca y nariz con pañuelos desechables o con una tela al toser o estornudar y lava las manos.
  5. Ponte en contacto conmigo ante cualquier duda por teléfono o Whatsapp al 656 906 339 o puedes pedirme CITA ONLINE en WEDOCTOR.

No hay que tomar precauciones especiales con los animales en España, ni con los alimentos, para evitar esta infección.

LO QUE LA MUJER DURANTE SU EMBARAZO Y FAMILIAS CON BEBÉS EN PERIODO DE LACTANCIA DEBEN SABER

Según lo declarado por la OMS, tenemos datos limitados específicos del embarazo sobre COVID-19 en este momento. Sin embargo, en base a brotes anteriores causados por virus similares (p. Ej., SARS-CoV y MERS-CoV), sabemos que las mujeres embarazadas y los bebés tienen más riesgo de enfermarse.

5 COSAS A TENER EN CUENTA:

  1. El riesgo inmediato para el público en general es bajo.
  2. Durante el embarazo, tu sistema inmunitario responde con menos rapidez a la enfermedad, por lo que es más probable enfermes y las fiebres altas durante el primer trimestre del embarazo pueden aumentar el riesgo.
  3. Según informes limitados, se han informado resultados adversos como el parto prematuro entre los bebés nacidos de madres con COVID-19, pero no está claro si eso está relacionado con la infección materna.
  4. No sabemos si una mujer embarazada con COVID-19 puede transmitir el virus a su bebé y no hay información sobre los efectos a largo plazo en la salud de los bebés. Datos recientes han demostrado que los bebés nacidos de madres con el virus no dieron positivo para COVID-19.
  5. Hasta la fecha, el virus COVID-19 no se ha detectado en el líquido amniótico o la leche materna.

EMBARAZO O ESTÁS CON UN BEBÉ EN PERIODO DE LACTANCIA ¿TE ACONSEJAN AUTOAISLAMIENTO?, QUÉ MEDIDAS SEGUIR:

Si te han recomendado que te aísles, debes permanecer en casa y evitar el contacto con otras personas durante 14 días. Es importante seguir estos consejos durante todo el período, incluso si no tienes ningún síntoma:

  • Quédate en casa.
  • Sepárate de otras personas, por ejemplo, trata de no estar en la misma habitación que otras personas al mismo tiempo.
  • Permite que permanezcan solo las personas que viven contigo.
  • Ventila la habitación habitualmente.
  • Píde a tus amigos, familiares o servicios de entrega que te hagan recados u otras compras.
  • Dile a los mensajeros que dejen los artículos afuera para su recogida.
  • Limpia los baños regularmente.
  • Que cada persona del hogar use sus propias toallas.
  • Friega bien la vajilla, utensilios y cubiertos con agua y jabón.
  • Manténte alejada de tus mascotas pero si es inevitable, lávate las manos antes y después de tocarlas.
NO
  • No admitas visitas.
  • No vayas a trabajar, al colegio o áreas públicas.
  • No uses transporte público como autobuses, trenes, metro, taxis, etc.
  • No compartas platos, vasos, vasos, cubiertos, toallas, ropa de cama u otros artículos con otras personas de tu casa.

«Me resulta difícil autoaislarme, ¿qué debo hacer?»

Para algunas personas el autoaislamiento puede ser aburrido o frustrante. Es posible que te veas afectada en tu estado de ánimo y que te sientas deprimida, preocupada o tengas problemas para dormir.
Hay cosas sencillas que puedes hacer y que te pueden ayudar a pasarlo, como mantenerte en contacto con amigos y familiares por teléfono, por redes sociales, leer, ver películas, hacer todas aquellas labores que normalmente no tenemos tiempo.

MANTENTE INFORMADA EN TODO MOMENTO

  • Busca la información más reciente sobre COVID-19
  • Ponte en contacto conmigo ante cualquier duda por teléfono o Whatsapp al 656 906 339 o pedir CITA ONLINE en WEDOCTOR

 

Marina Fernández, Matrona.

Me dedico a la lactancia desde hace 18 años como asesora de lactancia y consultora internacional de lactancia.

Matrona de We Doctor

Solicitud de consulta online con Marina: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/5013510

La COVID-19 es una enfermedad altamente contagiosa y para evitar su propagación es necesario impedir su transmisión: que no nos contagien y no contagiar a los demás. Esto último me gustaría remarcarlo: NO CONTAGIAR A LOS DEMÁS. Es evidente que si nos infectamos, es porque alguien nos ha pasado el virus. Y muchas veces olvidamos, o desconocemos, que hay muchas personas asintomáticas en cualquiera de las fases de la enfermedad. Es decir: no tienen síntomas, pero tienen capacidad de infectar a su entorno. Y podemos ser nosotros mismos los que estamos infectando a la comunidad.

Hay 2 medidas, que junto al confinamiento y el lavado de manos, son las más importantes en la batalla contra el virus.

El uso de mascarillas protectoras y la realización de tests masivos a la mayoría de la población son 2 caminos fundamentales para conseguir el objetivo de erradicar esta pandemia, o, al menos, minimizar sus devastadores efectos. El número de miles de muertos es incalculable en todos los países del mundo.

Mascarillas

Junto a otras necesarias acciones, como el lavado continuo de manos o mantener la distancia de seguridad, ponernos una mascarilla es una manera eficaz de proteger nuestra salud y la de nuestro entorno, ya que impide la entrada  del virus en nuestro cuerpo. O la salida de él en caso de estar ya infectados, aunque no lo sepamos.

En algunos países es obligatorio llevarlas si se sale de casa. En otros, su obligatoriedad es en el transporte público, el supermercado y los espacios cerrados en general. La falta de criterio entre países y la dificultad para conseguir las mascarillas, hace que los ciudadanos duden de su utilidad. Sin embargo, la comunidad científica y todos los colectivos sanitarios aconsejan, sí o sí, su uso.

La eficacia de las mascarillas está determinada por la posibilidad, o no, para que el virus las atraviese. Y esta eficacia está en función del material con el que están hechas, las capas de este material, y la reutilización, el mantenimiento y la limpieza.

En la tabla adjunta hay una clasificación de las mascarillas. Las más eficaces son las FFP2 (N95 clasificación americana). Las quirúrgicas son las que distribuye el gobierno, las más económicas y de más fácil acceso. Mi consejo: FFP2 como primera elección, quirúrgicas como segunda.

El lavado y desinfección puede ser con una dilución de lejía al 0,2%, en la lavadora a 60ºC o dejándolas al sol 1 hora, etc. Estos métodos inactivan el virus. Pero a la vez pueden hacer a las mascarillas perder efectividad. Por tanto no conviene reutilizarlas más de 2 o 3 veces. Y si te lo puedes permitir, cámbiala diariamente.

                                                                                                                   Fuente: La Gaceta de Salamanca

Tests

Cuando se declaró el estado de emergencia a nivel mundial, el primer mensaje de la Organización Mundial de la Salud para ganar esta batalla fue una frase de 3 palabras: tests tests tests.

Lamentablemente pocos países hicieron caso de este consejo de una forma seria y eficaz. La realización masiva de tests permite identificar y aislar infectados, proteger al personal sanitario y a los trabajadores esenciales y estudiar desde un punto de vista epidemiológico el desarrollo real de la enfermedad.

Los tests son de 2 tipos: los que buscan el virus y los que buscan anticuerpos, que son las células de defensa que crea el cuerpo para luchar contra él.

  1. Los que buscan el virus son a su vez de otros 2 tipos: los PCR y los rápidos. En ambos la muestra se toma de la garganta o de la nariz con un bastoncillo.
  • PCR. Son los más seguros y eficaces, necesitan más tecnología y personal e instalaciones especializadas. Mínimo 4 horas en hacerse.
  • Rápidos. Son más sencillos y no necesitan personal ni instalaciones especializadas. Se podrían hacer en farmacias, pero la administración lo está estudiando. Tardan 15-30 minutos en hacerse.

2.  Los de anticuerpos, también llamados serológicos, se hacen con extracción de sangre y buscan 2 sustancias: Inmunoglobulinas M (IgM) e Inmunoglobulinas G (IgG). Las IgM son las primeras células de defensa, las de respuesta temprana. Suelen aparecer en sangre a partir del 7º día de la infección. Las IgG son las células de defensa tardía, aparecen en sangre a partir del 14º día, y son las que, teóricamente, inmunizan. Este test requiere 15-30 minutos para hacerse. También se podría hacer en las farmacias.

                                                                                                                               Fuente: Salud Pública de Aragón

Para analizar completamente la fase en la que está la persona convendría buscar tanto virus como anticuerpos. Así los médicos podrían hacer un diagnóstico más preciso.

                                                                                                           Fuente: HC Marbella

 

Tests y mascarillas, 2 armas para combatir al enemigo. Hemos de exigir sin descanso a la administración que nos proteja. Pero no olvidemos que también nuestras decisiones y actitudes influirán en nuestra salud, la de nuestros seres queridos y la de la comunidad.

 

Javier García Veiga

Licenciado en farmacia, especialidad bioquímica.

 

Fuentes de Información utilizadas:

Sección Infección por el Sars-CoV-19 de Portalfarma

Página Covid-19 de la web del Ministerio de Sanidad